Apple presenta software que revolucionará la economía de las aplicaciones

Apple ha decidido que este lunes sea el día en el que cambie todo, o mucho, en el mercado publicitario y en la llamada economía de las aplicaciones. La compañía ha cumplido lo que prometió: dar voz y voto a los usuarios de sus dispositivos sobre cómo se manejan sus datos. El fabricante del iPhone aseguró que esta primavera lanzaría una nueva prestación que obligará a todas las aplicaciones a pedir permiso a los usuarios sobre si desean ser rastreados con fines publicitarios, y aquí está. Las encuestas sugieren, y Facebook lo reconoce, que hasta el 80% dirá que no, y ello podría redefinir la forma en que las apps hacen dinero.

Todos los datos de los usuarios de iPhones recopilados por las aplicaciones y compartidos con terceros sobre qué compran, donde viajan, qué comen o cual es su ubicación se convertían en oro puro a la hora de diseñar campañas de publicidad. Pero Tim Cook, el consejero delegado de Apple, ha querido poner la privacidad de las personas por delante, según el mismo ha dicho. Así que el escenario puede cambiar de inmediato para los usuarios de iOS, el software con el que funcionan los iPhone de Apple. Su última versión, la iOS 14.5, está disponible desde hoy para su descarga y, llega con la función App Trancking Transparency (ATT), que deshabilita por defecto el identificador de publicidad (IDFA) y dará paso a que sean los usuarios quienes decidan qué datos están dispuestos a compartir y cuales no.

Una revolución que ha puesto en pie de guerra a muchas empresas, aterradas por el cambio copernicano que este cambio en el software traerá para sus modelos de negocio. Facebook es, sin duda, la que más ha levantado la voz, pues los datos de los usuarios y la publicidad que puede generar a partir de ellos, es lo que le hace ser una empresa muy rentable. Y hoy mismo la red social se ha sumado a una demanda presentada contra Apple en Alemania por considerar que su maniobra dañará la publicidad dirigida en los iPhones.

En la demanda, ante el regulador de la Competencia del país, han participado nueve asociaciones, que representan a empresas como la citada red social y Axel Springer, propietaria de Bild, Die Wlt y Insider. Todas ellas han alegado que la nueva configuración de privacidad del iPhone representa un abuso de mercado y una violación de la ley de Competencia.

“Como resultado de estas medidas unilaterales, Apple está impidiendo que todos sus competidores procesen datos comercialmente relevantes en su ecosistema”, dijeron las asociaciones empresariales en una declaración conjunta. Los demandantes de Alemania predicen una caída del 60% de los ingresos publicitarios para los desarrolladores de aplicaciones, ya que los cambios dificultan que terceros recopilen los datos que necesitan para colocar anuncios.

Thomas Hoppner, del bufete de abogados Hausfeld, que representa a las empresas que demandan a Apple, asegura que los cambios introducidos por la compañía de la manzana llevará a que más aplicaciones cambien su modelo de negocio y pasen a cobrar a los usuarios en vez de mantener el servicio gratuito por la publicidad, según el Financial Times, que también informa de denuncias antimonopolio contra Apple en Francia por la misma razón.

Apple ha rechazado sus argumentos, diciendo que el nuevo marco de privacidad contenido en su software iOS 14.5 defendía firmemente la privacidad personal, que describió como un derecho humano, y las leyes de privacidad de la Unión Europea. “Los datos de los usuarios les pertenecen a ellos y deberían poder decidir si compartir sus datos y con quién”, dijo Apple en un comunicado.

Impacto para Facebook

La preocupación es máxima entre analistas del mercado que este mismo lunes aseguraban que cuando Facebook informe de sus ganancias del primer trimestre este miércoles, los inversores estarán muy preocupados por cómo la nueva notificación de privacidad emergente en los iPhones de Apple afectará el segundo trimestre.

Según los datos de los analistas del sector, Facebook enfrenta una disminución de hasta un 7% en los ingresos del segundo trimestre si como se sospecha ese 80% de usuarios impide que la compañía los rastree en iPhones, 2.000 millones de dólares de menos ingresos.

El año pasado, Facebook contraatacó los planes de Apple, publicando páginas completas de publicidad en los diarios New York Times y Wall Street Journal, acusando a Apple de dañar a las pequeñas empresas que dependen de los anuncios personalizados y de dañar la Internet gratuita.

De hecho, el presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, ha acusado a Apple de comportarse de manera anticompetitiva, lo que obstaculiza a otros desarrolladores para beneficiar su propio ecosistema de aplicaciones. “Apple puede decir que están haciendo esto para ayudar a la gente, pero los movimientos siguen claramente sus intereses”, dijo en enero durante una reunión con analistas.

Zuckerberg tacha a Apple de “hipócrita”, porque dice que obligará a las empresas a recurrir a las suscripciones y otros pagos dentro de las aplicaciones para obtener ingresos, de los que Apple toma una parte.

En respuesta a las acusaciones de Facebook, Apple ha dicho que “creemos que esto es una simple cuestión de defender a nuestros usuarios” y que las personas deberían tener la opción de permitir que sus datos sean recopilados y compartidos. Según un informe encargado por Apple, una aplicación promedio incluye seis rastreadores de terceros que está allí para recopilar y compartir los datos en línea.

La industria publicitaria, en cualquier caso, parece tener claro que se avecina un cambio, incluso sin la actualización de iOS. Según informa la BBC, el consultor de tecnología Max Kalmykov escribió en Medium que los anunciantes tenían que “prepararse para la próxima era de la publicidad digital centrada en la privacidad”. Eso podría incluir anuncios contextuales, como publicidad relacionada con la moda que aparecen solo en sitios web sobre moda en lugar de seguir a personas al azar en la web. También la colocación de anuncios en pódcast sería otra forma de publicidad no intrusiva.

Mientras tanto, y según detalla la web de la cadena británica, Apple asegura que apoya a la industria publicitaria y ha introducido nuevas herramientas gratuitas que permiten a los anunciantes saber cuánto de exitosa es una campaña, sin revelar las identidades de los usuarios individuales.

Y es que los cambios impulsados por Apple no suponen que los usuarios que decidan que no se les rastree vayan a dejar de recibir anuncios en sus iPhones. Lo seguirán haciendo, pero serán menos personalizados y ello provocará que las aplicaciones puedan cobrar menos al anunciante. Actualmente, la industria de la publicidad digital mueve más de 350.000 millones de dólares anuales. El movimiento de Apple tendrá efectos sobre muchas empresas que dependen de la publicidad móvil, entre ellas Twitter, Snap, TikTok o Pinterest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *