SENA entrega más cabinas de intubación a cinco hospitales del Valle

Con el fin de mitigar el riesgo que corren médicos, auxiliares y enfermeras que combaten en la primera línea al COVID-19, el SENA fabricó cinco cabinas de intubación que, tras ser validadas por personal médico del Hospital Universitario del Valle, HUV, están siendo entregadas en varios municipios.

Centros médicos de Buenaventura, Buga, Tuluá, Cartago y el propio HUV se benefician con la donación de estos elementos de bioseguridad, que se suman a otra tipo burbuja, entregada el pasado 6 de mayo al Hospital Raúl Orejuela Bueno, HRBO, de Palmira.

“Estas cámaras disminuirán un tipo de riesgo que preocupa mucho al personal de salud cuando se va a intubar a pacientes infectados: La exposición a los aerosoles (partículas líquidas contaminantes), que rápidamente pueden alcanzarnos”, indicó William Romero Quintero, Coordinador de Urgencias del HUV, donde se recibió la primera de estas cinco cabinas.

“La respuesta tecnológica del SENA está acorde con las expectativas que planteamos al solicitar su apoyo para el diseño y construcción de cabinas que sirvan de barrera adicional para el manejo de pacientes en cirugías y urgencias, especialmente los Covid-19”, expresó a su vez Germán Gabriel Castillo Cárdenas, anestesiólogo del HUV.

Una segunda cámara de intubación fue llevada el pasado miércoles al Hospital Rubén Cruz Vélez de Tuluá. Para la próxima semana están programadas sendas entregas en el Hospital San Juan de Dios de Cartago, Luis Ablanque de la Plata de Buenaventura y otro centro de Buga.

Las cabinas de aislamiento desarrolladas por funcionarios del SENA, para el uso en personas en estado de falla ventilatoria, están hechas en acrílico de 4 milímetros de espesor, disponen de escotillas laterales para la manipulación del paciente y tienen soportes para adaptarlas a camillas. Su validación, por parte del HUV, ocurrió durante un ensayo realizado el pasado 20 de abril.

Para la Directora encargada del SENA Valle, Aura Elvira Narváez Agudelo, “las dos cabinas entregadas a hospitales en Cali y Palmira son un aporte de capacidad y conocimientos que hace la Entidad para salvaguardar al personal médico del país y mitigar la crisis que enfrentamos”.