Desde Apía y Pueblo Rico cierran filas contra la cacería de fauna

Las actividades relacionadas con la Cacería, deben ser controladas y diferentes sectores poblacionales, han rechazado los alcances de la resolución de la ANLA 2370 de 2019 en ese sentido y las manifestaciones ya empiezan a sentirse en Risaralda-

Los habitantes de la vereda La Línea, en Apía, han cerrado filas alrededor de la CARDER respaldando la demanda interpuesta por la entidad ante el Consejo de Estado para que dicha resolución sea suspendida y revocada.  “Nosotros estamos totalmente en desacuerdo porque venimos desde hace tres años trabajando en conservación ambiental, educando a nuestra comunidad, a nuestros niños y no estamos dispuestos a permitir que pasen por encima de nuestros procesos”, dijo la profesora Blanca Libia Grajales Correa, de la  fundación A Vuelo de Pájaro.

Coincidiendo con la docente, un alto número de habitantes de la zona se unió a las voces de rechazo. Asimismo, ocurrió en la vereda Taibá, en Pueblo Rico. “Me parece increíble que vengan entidades a pasarse por encima de Corporaciones, a quererse llevar las especies por vanidad  o a tener animales encerrados como mascotas”, manifestó Olga Janeth Patiño Rico, cuidadora de la fauna en Pueblo Rico.

Frente a esas manifestaciones ciudadanas el director general de la CARDER, Julio César Gómez Salazar, reiteró que mientras él esté como máxima autoridad en la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, no permitirá la cacería de ninguna especie en este departamento. “Eso va en contra del principio conservacionista de la autoridad ambiental. Tenemos herramientas legales para defender nuestra biodiversidad y lo haremos”, puntualizó. 

Además de la Demanda de la CARDER, la personería de Pueblo Rico instauró una acción de tutela en contra de la resolución que permite la cacería en ese municipio. Asimismo, las personerías de Dosquebradas y Pereira han anunciado que acudirán a acciones legales que respalden al director de la CARDER en esta defensa de la fauna silvestre.