Google desmonta el teletrabajo en septiembre aunque dependerá de la evolución del virus en cada país

Agencia EFE

Google iniciará este mes el regreso progresivo y voluntario a sus oficinas y en septiembre solo permitirá el teletrabajo desde casa tras analizar caso por caso, con lo que acabará así la apuesta por el trabajo remoto a la que obligó la pandemia por el covid-19.

En una comunicación interna obtenida por el canal CNBC, Fiona Cicconi, la nueva jefa de personal de Google, recomienda a los 130.000 empleados de la multinacional que se vacunen y reconoce que tras un año de trabajo en remoto entiende que haya opiniones encontradas sobre el regreso a las oficinas.

La comunicación, a la que ha tenido acceso también CincoDías, explica que las oficinas de Google comenzarán a reabrirse con una capacidad limitada en función de criterios que incluyen el aumento en la disponibilidad de vacunas y la incidencia a la baja en los casos de Covid-19. “Debido a que la situación sigue siendo dinámica, continuamos adoptando un enfoque gradual para que los empleados vuelvan de una manera segura a la oficina donde podamos. El regreso sigue siendo voluntario hasta septiembre para todos los empleados de Google”, añade.

Un portavoz de Google España explica que, en cualquier caso, “la vuelta a las oficinas dependerá de cada país y de cómo evolucione en cada uno la incidencia del Covid-19”.

Si no hay ningún cambio ni se dispara de nuevo el virus, a partir del 1 de septiembre todo aquel empleado que quiera teletrabajar durante más de dos semanas al año deberá solicitarlo formalmente y solo “en los casos más excepcionales” se permitirá teletrabajar hasta doce meses.

Los empleados trabajarán en presencial al menos tres días a la semana y deberán residir cerca de sus oficinas, que comenzarán a reabrir en capacidad “limitada” este mismo mes y dependiendo del avance en la disponibilidad de vacunas de la zona y de la progresión de los casos de covid-19.

El plan de regreso a las oficinas de Google, que fue retrasado a finales de año pasado, contrasta con las promesas de otros gigantes tecnológicos como Twitter o Facebook, que abogaron por permitir el trabajo en remoto a quien lo deseara de manera indefinida.

Además, contrasta con el mayor uso de los servicios de Google en la nube tanto para oficinas como para colegios que ha supuesto la pandemia, precisamente gracias a la extensión del teletrabajo.

Facebook adelantó hace unos días que espera que sus trabajadores del área de San Francisco (California) comiencen a regresar a sus puestos de trabajo el 10 de mayo y que las oficinas tengan una ocupación del 10% desde ese momento.

Microsoft ya ha comenzado a permitir el regreso a la oficina en su sede de Redmond (estado de Washington), aunque ha prometido mantener el teletrabajo durante el tiempo que el coronavirus sea un riesgo e incentivar la flexibilidad laboral.

 

Uber comenzó esta misma semana a reabrir sus oficinas a un 20 % de capacidad ante la extensión de la campaña de vacunación y pese a que los contagios han repuntado ligeramente en EE UU y las autoridades han alertado de una cuarta ola.

El sector de alquiler y venta de espacio de oficinas está pasando por unos complicados momentos de redefinición debido a la posibilidad de que en menor o mayor medida la flexibilidad en el teletrabajo se instale entre la mayoría de empresas como resultado de la pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *