“Soy ciego hace 20 años porque tomé aguardiente adulterado” Héctor Jonás Taborda Ramírez

“Tengo 63 años de edad, y soy ciego hace 20 años 8 meses, debido a una borrachera muy horrible y de repeso tomé aguardiente adulterado, lo cual me conllevó a estar fuera de lo normal, coger un arma y querer hacerle daño a la familia. Después me propiné un tiro, el cual me conllevó a perder mis globos oculares, a los 8 días ya me decretaron la ceguera total”.

Esta es la historia de don Jonás, un relato de la vida real, a quien un dpia cualquiera de su vida cotidiana salió a compartir con sus amigos un par de copas de licor, y confiando en lo que le vendían en el establecimiento, se tomó unas cuantas copas de aguardiente, que muy poco consumía, pero que estaba adulterado, lo que le hizo perder la visión.

“Muy duro, bastante duro, le he pedido mucho a Dios que me dé la fortaleza de seguir adelante, y decirle a la gente compartan su alegría, sus licores, pero pongan mucho cuidado. Que mi testimonio sirva sinceramente para que la gente tome conciencia que es muy difícil enfrentarse a una discapacidad, más la visual”, expresó Jonás Taborda.

Esta es una historia, que don Jonás no quiere que se repita en otras personas, pero que desafortunadamente sigue ocurriendo en el departamento, por ello, envía un mensaje a los propietarios de establecimientos comerciales a vender productos que le ofrecen los distribuidores autorizados y no a los que expender de manera irregular en las calles y en un sistema puerta a puerta.

“Les hago un llamado a la gente que está comercializando a que tomen conciencia, que están acabando con el departamento, con los impuestos, en la parte social hay mucha descomposición, esto despierta mucha violencia, y de repeso miren mi situación”, agregó Jonás Taborda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *