Un doble atentado del ISIS en medio de la evacuación en Kabul

Un suicida se inmoló entre la multitud concentrada en los alrededores del aeropuerto de Kabul mientras un segundo artefacto explotaba en un hotel cercano. Hay decenas de muertos, 13 de ellos soldados estadounidenses, según el Pentágono


Tomado de: El país

La advertencia de EE UU acerca de un inminente ataque terrorista en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul se ha confirmado este jueves por partida doble, añadiendo confusión a la vorágine de las labores de evacuación y una imagen, la de militares estadounidenses muertos, que el presidente Joe Biden nunca habría querido contemplar como colofón a las críticas por la caótica retirada de Afganistán.

Decenas de muertos —incluidos 13 militares estadounidenses— y de heridos es el balance de un doble atentado suicida perpetrado en torno al aeródromo. Un alto funcionario de Sanidad afgano ha elevado el número a 60 muertos y 140 heridos en declaraciones a la BBC, mientras que el diario The Wall Street Journal cifra los afganos fallecidos en 90, de modo que las víctimas mortales, sumando los 13 estadounidenses, superarían el centenar. No hay datos oficiales confirmados y muchos heridos luchan por su vida.
El primer ataque se produjo en la entrada principal del recinto, donde desde hace días se concentra una multitud ansiosa por escapar del país, cuando un terrorista suicida hizo detonar la carga explosiva de su chaleco mientras era inspeccionado en el control de acceso, bajo control de militares estadounidenses. El segundo, perpetrado asimismo por un suicida, tuvo lugar junto a un hotel situado a dos kilómetros de distancia. El ISIS, enemigo declarado de los talibanes, se atribuyó la autoría de los ataques. Las nuevas autoridades de Kabul se apresuraron a condenar el atentado.
“A pesar de que estamos entristecidos por la pérdida de vidas, continuaremos nuestra misión (…) Todavía hay una serie de amenazas activas” en torno al aeropuerto, desde un posible ataque con cohetes a un atentado con coche bomba, aseguró desde el Pentágono el general Kenneth Mckenzie, jefe del Estado Mayor, en alusión a la evacuación de estadounidenses y colaboradores afganos de Kabul. Tras las explosiones, “milicianos del ISIS abrieron fuego contra civiles y fuerzas militares” en la zona, informó el alto mando.
El portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, condenó “enérgicamente” el atentado. “Ha ocurrido en una zona donde las fuerzas de EE UU son responsables de la seguridad”, precisó en su cuenta de Twitter, aunque en la práctica es una información matizable. Milicianos talibanes vigilan el exterior del aeropuerto mientras la supervisión del interior del recinto está en manos de EE UU, con un despliegue de 5.200 soldados autorizado por el presidente Biden para garantizar la seguridad de la evacuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *