Gigantes de las redes sociales admiten ante el Congreso que jugaron un papel en el asalto al Capitolio

Antes de que el ataque al Capitolio y Twitter y Facebook silenciaran a Donald Trump por incitar a la violencia, la desinformación sobre los resultados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos el pasado noviembre se extendió como espuma en las redes sociales. Casi dos meses después del ataque al corazón democrático de Washington, los jefes de los gigantes tecnológicos admitieron el jueves que sus plataformas jugaron un papel en el ataque del 6 de enero al edificio federal en una comparecencia virtual ante el Congreso. Los legisladores republicanos han acusado a los empleadores de «censurar» las voces conservadoras y los demócratas les han advertido que ha llegado el fin de la autorregulación.

Muchos de los partidarios de Trump que se reunieron en la capital el día en que el Congreso certificó a Joe Biden como el ganador de las elecciones planeó el ataque al Capitolio a través de conversaciones en Facebook, Twitter y YouTube, de Google, entre otras plataformas más pequeñas. La imagen en internet era que Trump llevaba meses hablando de un supuesto fraude electoral y sus seguidores más radicales respondieron que los demócratas se habían robado las elecciones. Este jueves, los Comités de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes reunieron a Sundar Pichai, titular de Google, Mark Zuckerberg, de Facebook, y Jack Dorsey, de Twitter, para abordar la desinformación y radicalización en sus empresas.

El congresista demócrata Mike Doyle presionó a los líderes tecnológicos para que respondieran «sí» o «no» sobre si sus plataformas habían contribuido a la difusión de desinformación y la planificación del ataque al Capitolio. Los tres directores ejecutivos, entre los hombres más ricos y poderosos del mundo, respondieron que sí. “Pero también es necesario tener en cuenta el ecosistema en general. No se trata solo de los sistemas tecnológicos que utilizamos ”, dijo Dorsey. Después del ataque, Twitter y Facebook cerraron la cuenta de Trump. Cuando se le preguntó al jefe de Twitter si fue su decisión, dijo que la responsabilidad final recae en él.

«Todos somos conscientes de la creciente censura de las voces conservadoras por parte de la gran tecnología», dijo el congresista Bob Latta, republicano de alto rango del subcomité de tecnología y comunicaciones del Congreso. Latta atacó la famosa Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que exime a las empresas de la responsabilidad por el contenido publicado por sus usuarios. Trump fue un gran crítico y Biden, antes de llegar a la Casa Blanca, también pidió su revocación.

Pichai de Google defendió la ley: «La sección 230 permite a las empresas tomar medidas decisivas contra la desinformación dañina y mantenerse al día sobre los malhechores que trabajan duro para sortear ciertas políticas», dijo el director ejecutivo del principal motor de búsqueda de Internet. Zuckerberg, a su vez, argumentó que la ley debería reformarse y permitir la inmunidad solo a las empresas que sigan buenas prácticas para eliminar contenido dañino. También argumentó que las reglas deberían ser diferentes para las redes sociales más pequeñas por razones de «competencia». Dorsey aseguró que la última opción sería muy difícil, pero defendió una mayor transparencia y responsabilidad por parte de las empresas de tecnología.

Los republicanos también culparon a Dorsey por la decisión de bloquear la cuenta de Twitter de The New York Post después de publicar un artículo sobre el hijo del presidente Biden, Hunter Biden, y su negocio en Ucrania. El empresario reconoció en dos ocasiones que fue un error, pero que la acción se basó en un informe que citaba material pirateado. «Tuvimos una mala interpretación», dijo Dorsey, y agregó que «no redactamos las reglas de acuerdo con ninguna inclinación política en particular». “Su propio modelo de negocio se ha convertido en el problema y se acabó el tiempo de la autorregulación. Es hora de legislar para hacerlos responsables ”, advirtió el congresista demócrata Frank Pallone, presidente del comité de Energía y Comercio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *